Laura Lago

Caramelo explosivo

PDF – MOBI – EPUB

Aquí estoy, en casa de mi futura esposa. Y ahí está ella, Natalia, la hija de mi prometida. Yo, con mis 42 años, y ella con sus 19. Yo, director de dos empresas, ambas tapaderas para el tráfico de drogas y armas. Mi principal cliente, la mafia rusa. Mi “socia” y prometida, Victoria, una empresaria de éxito que necesita más contactos, más redes y más poder, aunque sea buceando en aguas sucias. Y ella, Natalia, una manzana prohibida en mitad del edén. La tentación. La perdición. No amo a mi futura esposa. Ella no me ama a mí. Pero es “bueno para el negocio”. Lo que es malo para el negocio es Natalia. Veo como me mira. A mí, a mis tatuajes, a mi actitud, a mi mirada de deseo contenido. Y sin embargo, podría arruinarlo todo, por no hablar de cómo soy yo. Arruinaría a la pobre chiquilla en horas. Yo trabajo duro, juego sucio y f*llo como la bestia que soy. Una princesita de 19 años estaría para el arrastre antes del tercer orgasmo. Pero soy lo peor de lo peor, al fin y al cabo. Si no me importa vender armas a los rusos, o drogas a los suburbios, ¿porqué iba a contenerme ahora? Natalia: Iván debe creer que soy profundamente g*lipollas. O quizás que estoy hecha de marfil y cristal. Pero yo sé muy bien lo que hay. Cuando toda tu vida has estudiado con “la élite”, con la gente de “caché” que puede pagar una educación privada, ves de todo; críos con relojes que valen un ojo de la cara, chavales con el ojo de la cara morado, drogas, amenazas, abusos y toda clase de barbaridades. A más dinero, más veneno parecen echar en el desayuno. A mis 19 años le he partido la cara al ex-novio de mi mejor amiga, he sido amenazada de muerte más veces de las que me gustaría, y soy profesional de aikido a nivel nacional. Mi vida consiste en lavarme la cara para ignorar que el mundo es un lugar oscuro, donde los pobres se quejan de que no tienen dinero y los ricos han vendido su moral por un fajo de billetes. O quizás simplemente me he criado en un ambiente turbio, con un padre entre rejas por nunca sabré qué, y una madre que juega a caminar por la cuerda floja, creyéndose mejor que los demás porque paga impuestos y cumple con las leyes — aunque los salarios de mierda, la competencia desleal, y la difamación encubierta son perfectamente legales —. Pero ahí está él, Iván. Un hombre de los que ya no quedan. Un monstruo con un ápice de conciencia en los ojos. Un animal que se araña a si mismo al verme, como si yo fuese el último clavo ardiendo para aferrarse a su humanidad. Prohibido tocar. Prohibido hablar. Prohibido arañar. Prohibido f*llar. Me sé las normas. Simplemente vivo en un mundo donde las reglas se doblan como si fuesen papel. Advertencia: Novela romántica, erótica, oscura y no apta para muñequitas.

El rompe-olas

PDF – MOBI – EPUB

Era verano. Yo, Marta, estaba de vacaciones en Ibiza. Por quince días podía olvidarme de mi empleo mal pagado y darme un pequeño gusto. 15 días de paz, arena y olas. Y él. Había hecho el check-in en el hotel, me había tomado mi primer margarita y había decidido salir a tomar el sol. Lo siguiente que me encuentro es un hombre con un trasero de piedra, unos abdominales de acero y una sonrisa deslumbrante con una tabla de surf bajo el brazo. Arturo. Arturo encajaba perfectamente en el modelo de ejecutivo agresivo, solo porque no estaba en la oficina con su traje y corbata, sino en la playa. Lo único que quedaba de agresivo y ejecutivo en él era su porte de hombre confiado y su falta de vergüenza. En este caso, todo eso le sirvió para acercarse a mí y, en menos de dos minutos, invitarme a cenar. Por algún motivo, acepté. Bueno, por algún motivo, no, porque estaba más bueno que el pan, parecía tener una vida de lo más atractiva y desde luego el hombre sabía como retener la atención de una mujer. A la mañana siguiente ya no estaba en mi hotel de 3 estrellas, sino en un ático con vistas al océano. ¿Próxima parada? Dar un paseo en barco con él. Lo que no esperaba fue que también me terminase sobrando la ropa en alta mar y, que, al final de ese día, me enterase de que, vacaciones aparte, ambos volveríamos a la misma ciudad, Madrid. Aún quedaban 14 días, pero, ¿tendría que acabar ahí? Advertencia: Una novela romántica con toques de comedia y considerables dosis de contenido explícito, con un final feliz está garantizado pese a ser, aparentemente, un “rollo de verano”. Hora ver cómo se descubre a alguien en cuerpo y mente.

La mujer trofeo

PDF – MOBI – EPUB

Él compró una esposa. Ella compró una vida de lujos.
Él desea poseerla a toda costa. Ella no puede verlo ni en pintura… literalmente. Javier Vázquez es un millonario arrogante, como todos los futbolistas retirados que no saben qué hacer con su dinero. A día de hoy tiene una mansión de ensueño en una urbanización de lujo, más ceros en su cuenta corriente de los que puede derrochar, y aunque en su móvil tiene una bochornosa cantidad fotos explícitas de diversas mujeres, ha comprado a una esposa. Belén.

Belén:
Algunas amigas dicen que he vendido mi alma al diablo, pero, ¿qué hubieras hecho en mi lugar? He trabajado en supermercados, tiendas de ropa, restaurantes y otros empleos basura de los que no quiero ni hablar. Y todo porque nadie me explicó que eso de ir a la universidad y graduarse como psicóloga era una idea brillante… si quieres morirte de hambre porque no hay trabajo. Así que, sí. Cuando, como el más pésimo de los clichés, un tío bueno se me acerca en una discoteca y me doy una alegría – para variar -, lo último que hago cuando me entero de que ha metido no-sé-qué gol de final-de-la-champions-league es rechazarlo. No cuando me ofrece un anillo con una piedra más grande que mis ojos, una mansión que quita el hipo y, sí, una vida de ensueño. Bueno, todo lo de ensueño que puede ser una vida donde, conforme entras por los portones de tu casa, además de “la sirvienta” te encuentras con un cuadro de él pateando un balón. En serio, Javier Vázquez es el hombre más narcisista, vanidoso y creído que conozco. Pero no me extraña teniendo en cuenta que es más rico que el presidente del gobierno. Creo. Sí, somos tal para cual. La pareja perfecta. Él sigue acostándose con quien quiere, y yo a cambio puedo dedicarme a tomar martinis en la piscina. Que le jodan a él, al mundo, y a su gigantesco… ego.

Javier:
La idea era muy buena, no me entiendas mal. Yo me agenciaba una esposa con un cuerpo escultural, y a cambio los medios de televisión dejaban de prestar tanta atención a con quien me acostaba o dejaba de acostar. No sólo ganaba una tapadera para mis amantes, sino una mujer 10 en mi cama cada noche que quisiera. Ese era el plan. La lástima fue no haber firmado ningún contrato diciendo que tenía que acostarse conmigo. Se me quedó una cara de tonto preciosa cuando me dijo que no tenía pensado tener sexo conmigo, pero que la dejase tomar martinis y sonreír ante la prensa o se plantaba en televisión a contar todos mis trapos sucios. Pero no va a quedar así, por supuesto. Belén no tiene ni idea de con quien está tratando. Si tengo que salir desnudo mientras toma el sol, lo haré. No puede ser de piedra. Le caiga mejor o peor, es imposible que sea la única mujer del universo que no se rinde ante un cuerpo definido con abdominales para rallar queso y sexo de lujo, tanto por la calidad como por el ambiente. Esa chica va a saber que Javier Vázquez, a la hora de la verdad, siempre la mete.

Lo que papá no sabe

PDF – MOBI – EPUB

Ojos que no ven… corazón que no siente. ¿Cierto?
Esa es la filosofía que Marta lleva con su padre.

Arturo ha sido, toda la vida, el mejor amigo del padre de Marta. Fueron juntos a la escuela, al ejército, y se salvaron la vida el uno al otro en pleno campo abierto. Son inseparables… ¿cierto? Bueno, Arturo sabe que Marta bien podría separarlos, y es que lo que quiere de “la hijita de papá” es precisamente lo único que, quizás, podría envenenar su relación de amistad. Por su lado, Marta ha sido siempre la hija ejemplar. Con un padre militar, se ha asegurado de ir a la universidad para “no terminar como su viejo”. Buenas notas, buenas conductas, y nada de llegar a casa puesta de alcohol o drogas a las tantas de la mañana. Pero siempre, siempre, ha visto a Arturo como si fuese su icono sexual. Una especie de “estrella del rock”. Un militar duro, amable, apuesto y que la miraba con respeto… y un brillo especial en los ojos. Sí, ambos son conscientes de que él es mayor y ella joven. Pero, ¿y quienes son los demás para hablar de su vida? Él tiene experiencia, es maduro, arrebatadoramente atractivo, y desde luego no hay lugar más seguro que entre sus brazos. Advertencia: Una novela romántica con erótica explícita, dirigida a un público maduro. Abrir con cuidado.

Políticamente incorrecto

PDF – MOBI – EPUB

Mi nombre es Julia y soy la peor hija del mundo. Bueno, al menos, la peor hija del país.
¿Que por qué? Interesante pregunta. Porque estamos en plenas elecciones, mi padre es candidato a la presidencia del partido de extrema derecha — actual partido en gobierno —, y yo soy una activista de izquierdas… hasta la médula.
A mis 21 años estudiar un doble grado de derecho público y administración de empresas es sólo una bonita fachada. Ya sabéis como funciona esto; papá paga los estudios, me lleva en un coche negro a la universidad y tengo un gorila vigilándome 24/7. Es una lástima que por mis venas corra la sangre de mi madre — que divorciada descanse —, lo cual supone escaparme de mi, ejem, mansión, cada dos por tres.
La verdad es que da muy mala fama que tu hija salga en portada del periódico y prime time de televisión… si lo hace luciéndose en manifestaciones de derechas para proteger los derechos del colectivo LGTB (gay, lésbico y demás). Pero, ¿sabes qué da más mala fama? ¿Sabes qué es lo que le hierve aún más la sangre a mi padre? Que en la portada salga dándole la mano a Carlos, el candidato a la presidencia del partido de izquierdas. Y aquí estoy yo. Delante de los flashes de la cámara, estrechándole la mano con una media sonrisa, mientras en el fondo sé que ambos somos un ídolo para el otro. Yo, que a expensas de tener “la vida resuelta” decido concentrar mis esfuerzos en sabotear a mi padre. Él, que ha soportado más acusaciones — infundadas… al menos la mayoría — que nadie. Así que de nuestras bocas sale la idea de seguir “discutiendo ideologías” al terminar la manifestación. A la mañana siguiente, entiendo, me he convertido en la ¿amante? del “enemigo”. Mejor imposible. Así que ahora es cuando tenemos el poder de decir qué hacemos con el país y mi hitleriano padre. Al fin y al cabo, da igual cuantos votos pueda comprar… no le quedará ningún candidato cuando el mundo sepa que su hijita se está tirando a la competencia. Advertencia: Una novela romántica cargada de comedia y crítica social. Ácida, satírica y con abundantes dosis de humor en los ingredientes, está dirigida a un público maduro debido a las escenas de sexo explícito. Políticamente incorrecto, por favor, abrir con precaución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s