Bela Marbel

Segundas oportunidades 1: Mi tierra eres tú

Cuando eran adolescentes, George y Natalia se enamoraron locamente, pero siendo él estadounidense y ella española, se vieron obligados a separarse. Ahora, diez años después, sus destinos se cruzan de nuevo y aquellos sentimientos que nunca llegaron a apagarse del todo resurgen con una fuerza arrolladora. Nat, que pasa por una complicada situación personal, se resiste a darle una oportunidad al amor, pero George no está dispuesto a perder de nuevo a la mujer a la que siempre ha amado. Sin embargo, un secreto del pasado hará que surja el rencor en sus maltratados corazones u el amor que ambos se profesan deberá superar duras pruebas con el fin de afianzar su relación.

Segundas oportunidades 2: Te tengo en mi piel

Se desean. Se aman. Se hieren. El destino está jugando con ellos y solo pueden apostar y descubrir sus cartas… O no.

«Yo no era yo, apenas era un reflejo de lo que me rodeaba. Quería lo que no amaba, amaba lo que detestaba. Tenía miedo. Escogí el camino equivocado y todos sufrimos por ello. La vida me dio una segunda oportunidad y la arrojé a la basura. Mi alma se deshizo en sangre. Merezco el dolor, lo acojo. Siempre he ido por la vida haciendo mi voluntad, nada me importa más que ser feliz día a día. Pero ella fue capaz de volverme loco, de dar la vuelta a mis principios y mover mis cimientos. Fui un insensato jugando a ser héroe, la puse en peligro, provoqué a los demonios, y me moví al límite de lo prohibido. No acepto el dolor, lo combato.»

Dos fuerzas contrarias se desatan en el pequeño pueblo de Wellstone, chocando entre sí apoyadas por la ira y la costumbre. Candy no está preparada para luchar. Byron nació con los puños en alto.

Segundas oportunidades 3: Espirales en el ombligo

Ana Cruz intenta recuperarse de la pérdida de su marido, pero no es capaz de conseguirlo hasta que, en la boda de su mejor amiga, se cruza en su camino un irresistible, atractivo e insoportable tejano que parece dispuesto a poner su vida patas arriba. Cuando Mark Jackob se topa con una espectacular española de lengua afilada, sólo puede pensar que está ante una lunática. Pero la atracción que Ana despierta en él es muy poderosa y el sexo… El sexo siempre acaba metiéndole en problemas. Y mientras ella se resiste a aceptar lo que el destino le ofrece, al sentirlo como una traición hacia su fallecido esposo, Mark tieneque competir con un muerto por la mujer que ama. Pero la palabra «compartir» no forma parte de su vocabulario, ni siquiera con un muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s