Patricia Hervías

Te enamoraste de mí sin saber que era yo

¿Qué harías si la vida te pusiera delante al hombre de tu vida?Lucía, una mujer joven y divertida, lo tiene claro: le mentiría. ¿Y por qué? Pues porque ha estado muy enganchada a una relación tóxica y tiene miedo de volver a sufrir. Cuando por fin consigue liberarse de ella, decide buscar al hombre ideal a través de una web de contactos. Allí encuentra a Rodrigo, un chico sincero, divertido y guapísimo que hace que se cuestione si es cierto lo que sus amigas le han contado de los contactos online. Lucía se lanzará a conquistar a Rodrigo, con el que mantiene una relación virtual pero con quien no ha sido del todo sincera…

Que no panda el cúnico

PDF – MOBI – EPUB

Ángela tiene una vida tan perfectamente organizada como mortalmente aburrida, así que, a pesar de las protestas de sus atribulados padres, le cuesta muy poco aceptar la propuesta de su novio (perdón: prometido) y mudarse a Barcelona en busca de nuevos aires. 🙂 «Pero, hija, ¿qué vas a hacer tú sola ahí? Puedes acabar liada con un amigo del Mario Vaquerizo. No sería la primera vez que uno se va de casa y acaba trabajando para un programa del corazón o peor aun… que acabes votando al Coletas». Nada más poner el pie en la gran ciudad se encuentra con una casa vacía, un novio que, literalmente, ha volado, un vecino con toda la pinta de ser un libertino y un más que odioso empleo en una empresa a punto del ERE. 🙂 Me miré al espejo y descubrí que mi cara era un verdadero poema. Si ya con el pelo pelirrojo llamo la atención, con los ojos azules hinchados por tantas lágrimas era un cuadro. Me peiné un poco, limpié el maquillaje que estaba corrido y fui directamente a lo único que en ese momento podría consolarme sin pedir nada a cambio: la nevera. Menos mal que sus alocados compañeros acudirán a rescatarla de la soledad, y, de paso, del compromiso con un novio literalmente «distante». Liberada por fin de los pendientes de perlas y de los prejuicios, Ángela estará dispuesta a disfrutar hasta el desmadre de su nueva vida. 🙂 Era terriblemente atractivo. Era terroríficamente atrayente… estaba provocándome y me sentía retada. Por primera vez en mi vida era completamente consciente de mi poder como mujer. Tenía entre las manos la posibilidad de vivir una aventura, de entregarme por una vez en la vida a la locura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s