E. L. Todd

Atemporal 1: Lunes

No creo en el destino. En el azar. Ni en las almas gemelas. Pero creo en Hawke. Mi vida nunca ha sido plena desde que mis padres se fueron para siempre. Tengo a mi hermano, a quien apenas puedo soportar la mayor parte del tiempo, y también a Marie, mi mejor amiga. Y me tengo a mí misma.

Pero cuando Hawke entra en mi vida, se produce una conexión inmediata. Nuestras miradas se cruzan, y una muda conversación tiene lugar. Por primera vez en mi vida, estoy sintiendo algo. Pero él no. Me mantiene siempre a distancia, y finge que no hay nada entre nosotros, cuando está clarísimo que sí lo hay.

No soy la clase de chica que se sienta a esperar por un tío, así que no lo hago. Pero eso no significa que no esté en mis pensamientos. Nuestros caminos vuelven a cruzarse de manera totalmente insospechada, y todo cambia. ¿Ha sido obra del destino? ¿Del azar? ¿O de algo más?

Atemporal 2: Martes

Superar lo de Hawke es lo más difícil que he tenido que hacer en mi vida. No podía respirar, ni dormir, ni comer. Cada día era una tortura mayor que el siguiente. Pero, de alguna forma, al cabo de dos años de sufrimiento, por fin logré salir a flote.  Y seguí adelante.

Ahora vivo en la ciudad y dirijo mi propia pastelería. La vida me vuelve a sonreír. Estoy rodeada de buenos amigos a los que quiero, y cada día es incluso mejor que el anterior.  Hasta que todo cambia. Ahora tengo que enfrentarme a él después de dos años de silencio. Tengo que mirarlo a los ojos y actuar como si no tuviera ningún efecto en mí. Tengo que mantener la cabeza bien alta y pretender que no me rompió el corazón en mil pedazos. 

Tengo que actuar como si no significara absolutamente nada para mí. ¿Seré capaz de engañarle? ¿Seré capaz de engañarme a mí misma?

Atemporal 3: Miércoles

Seguir adelante tras mi relación con Hawke fue lo más difícil que he tenido que hacer jamás. Me llevó mucho tiempo perdonar a Hawke… mucho tiempo.  Pero, ahora que lo tengo, lo único que siento es una alegría desbordada.

Todo es justo como debería haber sido dos años atrás. Hawke es exactamente lo que necesito, y no sólo ahora, sino para siempre.  Hasta que llega el desastre.  Nos prometimos amor eterno, pero ¿cumplirá Hawke la promesa cuando su mundo se derrumbe? ¿Cuando el suelo se abra bajo sus pies, seguiremos nosotros en pie? ¿O caeremos?

Atemporal 4: Jueves

Conozco a Marie de toda la vida. Ha sido la amiga excéntrica de mi hermana desde que tengo memoria. Pero ahora ya es una mujer, y muy guapa.  Cada vez que pasa a mi lado, se me van los ojos. Mis manos quieren agarrarla por las caderas y no soltarla nunca más.

Esas magníficas piernas me llenan la mente de pensamientos sucios. Ahora la deseo.  Después del mejor rollo de una noche de mi vida, en lo único que puedo pensar es en ella. Me he acostado con montones de mujeres, pero el sexo nunca se había parecido en nada a esto. Sea lo que sea que tenemos Marie y yo, merece la pena conservarlo. 

Ahora la necesito.  No soy bueno para las relaciones o el compromiso. Después de todo por lo que he pasado, no soy capaz de mantener una relación seria.  Pero me descubro a mí mismo deseando hacer una excepción… por ella.

Eléctrico 1: Carga

Al rojo vivo, cegador y peligroso. Todo eso es Volt. Es eléctrico. La primera vez que le vi, mi cuerpo reaccionó. Se tensó, chisporroteó y lanzó chispas. Supe que le deseaba porque era el primer hombre que me hacía sentir muerta y viva al mismo tiempo.

Pero sólo hizo falta una breve conversación para saber que era inalcanzable. Que no era una posibilidad. Ahora sólo somos amigos. ¿Pero seguiremos siéndolo?

Eléctrico 2: Chispa

Me he enamorado de Taylor. Cuando nos vimos por primera vez, me comporté como un idiota y no me di cuenta de que estaba como un tren. Pero sólo hizo falta un beso para que volasen las chispas. No, chispas no. Fuegos artificiales al completo.

He pasado semanas intentando negar mis sentimientos, pero no puedo seguir haciéndolo. Las relaciones no están hechas para mí, no después de cómo me destrozaron el corazón. Pero no puedo evitar preguntarme si con Taylor sería distinto. Puede que sí. Pero acaba de aparecer un obstáculo inesperado en mi camino.

Eléctrico 3: Llama

Volt es mi mejor amigo. No hay nada más, es sólo mi mejor amigo. Natalie y Sara no dejan de decirme que hay algo más, pero no es verdad.  Volt es un casanova. A ligón. Y un rompecorazones. Lo mejor es que seamos sólo amigos. O al menos eso es lo que no dejo de repetirme a mí misma …

Eléctrico 4: Combustión

Ahora que Volt y yo estamos juntos, mi vida está completa. Cuando lo conocía no era lo que estaba buscando. Brusco. Difícil. Y no estaba disponible. Pero ahora es todo con lo que siempre he soñado. Mis padres lo han conocido, y lo adoran. Y ahora le toca a mi mejor amiga de la infancia conocer al hombre con quien me voy a casar. Espero que le guste tanto como me gusta a mí.

Para toda la eternidad 1: Nadie más que tú

Cayson está enamorado de Skye Preston, su mejor amiga desde hace más de veinte años. Crecieron juntos, se bañaban juntos y pasaban juntos todas las vacaciones. Guardar el secreto no ha sido nada fácil para Cayson: cada vez que la ve con un novio, le entran ganas de dar un puñetazo a la pared. Pero jamás podría contarle la verdad. La fuerte amistad que los une es demasiado valiosa como para arriesgarse a estropearla.

¿Quién sabe cómo cambiaría si le confesara sus sentimientos? Quizá la perdiera del todo… Pero todo cambia cuando Cayson se encuentra en una fiesta con Skye borracha y diciendo incoherencias. Incapaz de mantenerse en pie y con el aliento apestando a alcohol, es presa fácil para los hombres que no apartan la mirada de su impresionante delantera.

De inmediato, Cayson la coge en brazos y se la lleva a casa, pero cuando llegan allí, Skye no quiere ir a dormir. En lugar de eso, desea a Cayson de un modo en que nunca lo había hecho antes. ¿Qué significará aquello para su relación? ¿Será el comienzo de algo con lo que Cayson siempre ha soñado? ¿O será el final?

Para toda la eternidad 2: Si amarte es un error

Cayson y Skye disfrutan de su felicidad durante los meses de invierno. Comparten cama todas las noches y pasan juntos todas las horas del día. Pero su relación física aún no ha despegado. Skye se da cuenta de que le da miedo llegar a algo más íntimo porque nunca podrían volver a ser amigos si su relación no saliera bien.

Cuando se lo confiesa a Cayson, su respuesta lo cambia todo. Slade disfruta de su vida de soltero más de lo que debería. Sale con una chica distinta cada noche y esa libertad es lo que más alegrías le aporta. Pero cuando Trinity toma una decisión estúpida y se mete en una situación peligrosa, él lo deja todo sólo para ayudarla.

Sin embargo, ella no valora su ayuda. Enfrentados como si fueran soldados en un campo de batalla, Slade desprecia a Trinity y le encantaría que desapareciera sin más. Pero cuando se declara una guerra entre ambos, acompañada de cervezas y bourbon, sucede lo más inesperado. Una noche de sexo de borrachera contra la pared del apartamento de Slade les produce a ambos la mayor satisfacción que han sentido nunca. Pero ¿qué consecuencias tendrá para ellos?

Para toda la eternidad 3: Eres todo lo que necesito

Cuanto más dura su relación, más cuenta se dan Skye y Cayson de que están hechos el uno para el otro. La conexión que comparten es natural y espontánea. Cuando Cayson piensa en su futuro, sabe que está junto a Skye.

Pero cuando recibe una carta de Stanford en la que lo invitan a hacer una entrevista para la carrera de Medicina, se pone nervioso. Si lo admiten, tendrá que decidir si quiere dejar a Skye atrás para seguir su sueño o si se quiere quedar en Nueva York sólo para estar con ella. La pregunta lo atormenta, así que intenta evitarla.

Roland va de camino al bar con Conrad, pero se encuentra con alguien con quien no había esperado toparse. Su cabello rubio y su sonrisa lo cautivan y, después de tomar unas cuantas copas, su conversación toma un giro inesperado. ¿Cómo acabará la noche? ¿Y cuáles serán las consecuencias?

Slade y Trinity siguen manteniendo una relación en secreto, se quedan en casa por las tardes y leen juntos en la cama. Cuando los chicos presionan a Slade para que vaya a una cita triple, él no sabe qué hacer. Si se niega, sabrán que pasa algo. Pero si acepta, podría arruinar lo que tiene con Trinity.

Para toda la eternidad 4: Tenerte nunca es suficiente

Mientras Cayson se debate intentando tomar una decisión sobre la Facultad de Medicina, se percata del extraño comportamiento de Slade. Parece que nunca está donde asegura encontrarse y está claro que le está ocultando algo a todo el mundo. Cayson está convencido de que tiene novia y se siente más dolido cuanto más lo niega Slade.

¿Por qué no le estará contando la verdad? Decide investigar más el asunto y descubre algo que nunca habría creído posible… especialmente de Slade. Trinity mantiene en secreto su relación con Slade, pero cuando Skye le organiza una cita con un amigo, no puede rechazar la oferta. Slade se vuelve loco de celos y se niega en rotundo a permitir que la cita tenga lugar.

Pero Trinity sabe que tiene que aceptar para guardar las apariencias. Slade se presenta en medio de la cita y su aparición cambia su relación para siempre. Roland no puede negar lo culpable que se siente hacia Jasmine. Aunque se siente fatal por haber traicionado a su amigo de la infancia, se siente aún peor por el modo en que la ha tratado a ella. Decidido a arreglar las cosas, la persigue hasta que ella acepta tener una cita con él… una de verdad.

Rayo 1: Rayo de luz

Mi hermano es idiota. Ganó la lotería e invirtió todo el dinero en una bolera destartalada. Como apenas le llega para ganarse la vida, se ha mudado conmigo.

Genial. No es que tenerlo en casa sea una desgracia, pero es un desastre andante. Mis amigos Zeke, Jessie y Kayden logran que no pierda la cordura, pero poco más pueden hacer.  Y lo que no es en absoluto una desgracia es que su viejo amigo Ryker se mude a la ciudad.

En cuanto lo veo, me pongo a cien. Hace que mi cuerpo arda de deseo y se paralice en desesperación al mismo tiempo. Cuando habla, no escucho nada de lo que dice porque no puedo apartar la vista de su fuerte mandíbula y de sus labios irresistibles como si ya me pertenecieran. Pero es un mujeriego. Un playboy. Un rompecorazones.

Estoy más que dispuesta a disfrutar de sexo ardiente, sudoroso y placentero aunque no termine como un cuento de hadas. Ya he pasado por eso, sé lo que hay. Pero con Ryker, es diferente.  Porque sé que me enamoraré de él. Por ahora, me mantendré distante y tendré las manos quietas. No puede ser tan complicado, ¿verdad? ¿O sí?

Rayo 2: Rayo de esperanza

Ryker y yo no somos lo que se dice perfectos.  Pero me estaba enamorando de él… y mucho. Con cada beso, cada roce y cada abrazo me daba cuenta de que no era una aventura. Ni siquiera era una relación. Era mucho más. Sólo esperaba que Rex se equivocara con Ryker, pues se me partiría el alma si le oía decir esas tres terribles palabras. Te lo dije.

Rayo 3: Rayo de amor

No hay forma de suavizarlo. Ryker me ha dejado. Todos me advirtieron que salir con él era una mala decisión, pero lo hice de todas formas.  Ahora que han pasado tres meses, estoy mejor. Aún no he empezado a salir con nadie, pero sé que ocurrirá a su debido tiempo.

Por fin he dejado de pensar en Ryker. Pero al tener un sueño bastante inapropiado con Zeke, empiezo a cuestionarme cosas que no debería.  Y comienzo a verlo por primera vez con otros ojos…

Rayo 4: Rayo de tiempo

Zeke y yo estamos juntos por fin. Pasar de buenos amigos a amantes es mucho más fácil de lo que había pensado. Lo hacemos todo juntos, y el sexo es fabuloso.

Todo es maravilloso hasta que aparece Ryker. Dice que tiene que hablar conmigo y creo saber el motivo. Si mis sospechas son ciertas, lo rechazaré. Porque perdió su oportunidad hace mucho tiempo.

Rayo 5: Rayo de corazón

Ryker me contó por fin todo lo sucedido hace meses. Explicó la razón de su distanciamiento y su frialdad.  Ahora todo tiene sentido.  Llevo ya mucho tiempo con Zeke, y todo es como siempre había deseado. Lo adoro. No, lo amo. 

Pero tengo un mal presentimiento. Zeke actúa de forma extraña, y Ryker tampoco es el mismo de siempre. Se avecina una tormenta. Puedo sentirlo.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡CONTÁCTANOS!

Deja un comentario