África Ruh

Una sombra en Aljama

El amor es lo único que no te obliga a ser lo que otros han decidido. Para sacar adelante este amor hay que pagar un alto precio, pues María es cristiana y ladrona y, Enoc, judío y médico. Se conocen de manera fortuita cuando María, tras robarle, se ve necesitada de un médico, acude a él sin saber que ha sido la víctima de su hurto y llegan a un acuerdo: ella le ayudará con sus pacientes hasta pagar su falta y conseguir que opere a una persona muy querida. Pero el resto del mundo no ve con buenos ojos la relación de un judío con una cristiana, y así se ven obligados a buscar un nuevo amanecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s