Jamie Ford

Hasta que volvamos a vernos

Seattle, 1934. William, de 11 años y origen chino, reside en un orfanato desde que hace cinco años se llevaron el cuerpo inerte de su madre del pequeño piso en que vivían. Pero un día, en una salida al cine que las monjas organizan para los niños, William cree reconocer a su madre en la pantalla, convertida en una estrella. Decidido a encontrarla, William escapa con una amiga ciega y lleva al lector de la mano en una historia llena de injusticias y valentía que empezó doce años antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s