Elisabeth G. Iborra

Anécdotas de enfermeras

No hay leyendas urbanas, sino sentido del humor ante la pura realidad. La imaginación de la mente colectiva no llega a la altura de las anécdotas que las enfermeras de este país viven a diario en los centros sanitarios a los que los enfermos y sus familiares parecen ir en un estado de nerviosismo y despiste que les lleva a protagonizar hazañas verdaderamente surrealistas.

Historias inverosímiles, pero confrmadas por decenas de enfermeras de distintas comunidades, que nunca se han conocido entre sí.«Se me murió en los brazos una chica de 20 kilos que se veía gorda.» «Es curioso cómo los enfermos saben que van a fallecer. Somos nosotros los que no queremos verlo.» «El día que hay partido a nadie le duele nada.

Se pueden estar muriendo, que aguanta todo cristo en casa.» «Una vez vino uno todo asustado a las cuatro de la mañana porque tenía rojo un lado de la cara… y lo que tenía era la marca de la almohada. Qué arte.»

El amor me persigue, pero yo soy más rápida

Una hilarante comedia atípicamente romántica que nos recuerda que, por más que rehuyamos el amor, cuando éste llega, lo hace para quedarse. Basta con que quieras alejarte de algo para que el destino se ponga juguetón y te trastoque todos los planes.Y eso es precisamente lo que le sucede a Mar.

Ella, ilusa, pretendía cambiar la ciudad por un bucólico rincón frente al mar para estar sola, pero en lugar de eso, acaba subyugada por David, un jinete del que intentará huir a toda costa.Desde el primer encontronazo, la tensión sexual no resuelta los transportará por una montaña rusa de casualidades que los llevará desde el encuentro más apasionado al más cómico de los desencuentros. Cómico para los lectores, ya que, para ellos, quedarse siempre a medias y perderse una y otra vez por las jugarretas que el azar les tiene reservadas no resulta gracioso en absoluto, a pesar de la auténtica jauría de sentimientos en que se convierten sus posteriores reconciliaciones.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡CONTÁCTANOS!

Deja un comentario