Carla Kelly

Vidas cruzadas

Era una dama, aunque no viviera como tal. De la riqueza a la pobreza más absoluta, Grace tuvo que tragarse el orgullo, olvidarse de que era una dama y pedir trabajo en la panadería del pueblo. Pero todo cambió pasados unos años, cuando resultó ser beneficiaria de una herencia sorprendente. Su herencia venía, eso sí, con un pequeño inconveniente: abandonaría su vida de trabajo para hacerse cargo del cuidado del hijo ilegítimo de su benefactor, prisionero de guerra y liberado bajo palabra y a cargo de ella. Era un ofrecimiento que no se podía permitir rechazar. El problema surgió cuando descubrió que el prisionero al que iba a rescatar estaba agonizante y le rogó que se llevara a uno de los hombres de su tripulación en su lugar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s