Raquel Campos

Besos de muérdago

En ocasiones la vida nos pone piedras en el camino, en otras las ponemos nosotros mismos. Marisa se dio cuenta de su piedra demasiado tarde, ya no tenía forma de alejarse de ella, o realmente no quería abandonarla.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario