Raquel Campos

Besos de muérdago

En ocasiones la vida nos pone piedras en el camino, en otras las ponemos nosotros mismos. Marisa se dio cuenta de su piedra demasiado tarde, ya no tenía forma de alejarse de ella, o realmente no quería abandonarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s