Luis Piedrahita

Dios hizo el mundo en 7 días y se nota

Según el Génesis, Dios hizo el mundo en una semana «y el séptimo día descansó»… Bien, vale, pero… ¿a qué se dedicó Dios ese domingo?… Una cosa está clara: no fue a misa… Porque eso no sería descansar, eso sería pasarse a ver qué tal va el negocio… Y es que, en este mundo creado en siete días, los zapatos y los pies pueden ser un indicador de la economía y la salud moral… Porque sólo hay dos tipos de países: aquellos en los que hay más pies que zapatos y aquellos en los que hay más zapatos que pies… Sin duda, lo que nuestro planeta mal hecho necesita es un poco más de humor… Como el que llena las páginas de este libro.Un nuevo y descacharrante volumen de monólogos del rey de las cosas pequeñas.

A mi este siglo se me está haciendo largo

Luis Piedrahita portada

PDF – MOBI – EPUB

Yo heredé el daltonismo de mi padre y lo conservo con todo el cariño dentro de mi corazón. Los daltónicos también tenemos nuestro corazoncito. Verde, pero corazoncito. El marisco es feo para que nos lo podamos comer sin remordimientos. Esos ojos que no son ojos, que son como pepitas de sandía, tienen un porqué. Son para poder arrancarles la cabeza a las gambas, chuparlas, tirarlas al suelo y luego comernos su cuerpo sin sentirnos culpables. Durante mi infancia llegué a tener las rodillas de un color gris elefante que no lo quitabas ni con el rallador de queso. Salía más rentable volver a tapizar las rodillas con piel humana que lavarlas. Los bancos son como los niños y los borrachos: cuando hablan… cuesta mucho entenderlos. El matrimonio es como el granizado de limón: sólo puede ir a peor. Se acaba cuando ya no queda nada que sorber, y todo el mundo se entera porque es muy ruidoso.

¿Cada cuánto hay que echar a lavar un pijama?

Luis Piedrahita portada

PDF – MOBI – EPUB

¿Qué habría pasado si el hombre no hubiera inventado las armas? Pues nada, porque no las inventó el homnbre, las inventó Dios. […]
Este libro es sólo para seres especiales. ¿Cómo saber si eres uno de elos? Mira fijamente al halógeno más cercano y cuenta hasta veinte… Ahora cierra los ojos. ¿Sigues viendo la luz? Enhorabuena. Eres especial, puedes comprar este libro.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario