Nieves Herrero

Como si no hubiera un mañana

La pasión de Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín Primavera de 1953 en Madrid…No sabía quién era ese hombre que centraba todas las miradas. Ahora que lo veía de frente, comprobó que poseía un gran atractivo. Parecía muy delgado, con unos ojos llenos de vida y una sonrisa tremendamente magnética. Le examinaba a poca distancia cuando él paró de hablar al sentirse observado. Todos se giraron para saber el motivo de su silencio y descubrieron a Ava. El corrillo se abrió para que ella se fuera acercando poco a poco hacia aquel hombre. No tenía ni idea de quién se trataba pero sabía que acabarían juntos…

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario