M. C. Sark

¿Aún quieres saber qué me hace reír?

¿Alguna vez os ha venido a la memoria un primer beso? ¿La sonrisa de ese joven al que conocisteis una noche y no volvisteis a saber de él? ¿Pensáis con frecuencia en lo que pudo haber sido y no fue?
Malditos recuerdos. Unas veces vuelven para endulzarte la vida, otras para amargarte la existencia.
Tras terminar sus estudios, Lucía empaqueta su vida para irse a Milán; ha encontrado su primer trabajo. Aunque a su llegada a la capital lombarda nada sale cómo había esperado, de manera imprevisible se convertirá en víctima de un secuestro y vivirá en primera persona, la angustia y la impotencia de que otros decidan qué hacer con ella.
En mitad de ese caos encontrará a Sergei. Un frío, misterioso y profesional mercenario que, además de tratarla de una forma inusual, se convertirá en un apoyo que jamás habría imaginado.
¿Quién es ese hombre? ¿Qué ha visto Lucía en él que le hace confiar?

El viento me contó un secreto

Una ligera brisa puede empujarte muy lejos.

Un divorcio y todo lo que trae consigo puede saturarte hasta el punto de sentir la necesidad de escapar e irte lejos, muy lejos. Pero no siempre es necesario hacer las maletas y trasladarte a la otra punta del país. A veces, con fijar tu residencia en una urbanización apartada en la que no parece pasar nada interesante, centrarte en tu trabajo y seguir con tu vida, es suficiente.

Sandra cree que en su nueva casa lo tiene todo bajo control. Allí, lejos de su ex, de su familia política y de los que creía que eran sus amigos, espera comenzar de nuevo. Y, en realidad, parece tenerlo todo muy bien planificado. Su hija ya ha comenzado la universidad y ella tiene todo el tiempo del mundo para escribir… Hasta que un buen día alguien ocupa la casa de al lado y el castillo de naipes en el que vive se desmorona.

David, atractivo y encantador, consigue que Sandra vuelva a darse cuenta de que en el mundo hay algo más que personajes de libros.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario