Enfermera Saturada

El tiempo entre suturas

Después del espectacular éxito de La vida es suero, vuelve la Enfermera Saturada con muchas más historias del día a día de una enfermera en la sanidad pública.

Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido antes a coser heridas que botones, es posible que por eso se reponga antes de un amor complicado que de una cremallera rota en esos vaqueros de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar.

Tras conquistar a miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, Enfermera Saturada, «Satu», nos abre de nuevo una puerta a la trastienda de la enfermería con su segundo libro. Desde las tiritas de dibujos hasta el turismo de oposición en busca de la plaza fija, pasando por los camisones, el esparadrapo y la cafetería del hospital, nada escapa a esta enfermera que recorre todos los días los pasillos del hospital a golpe de tuit. 

La vida es suero

Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche, es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas, no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio.

Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas y alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro. Bienvenido al mundo de Enfermera Saturada. Un mundo donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino, y donde el día a día del hospital siempre supera a la ficción.

Os lo juro por Florence Nightingale. Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Sus turnos empiezan en planta, baja a uci, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España.

Las uvis de la ira

COMPOSICIÓN
Principio activo (75%): Humor sanitario.
Excipientes (25%): Ironía, humor negro, algún tuit y mucha retranca gallega.

POSOLOGÍA
En adultos no sanitarios, administrar un capítulo cada 8 horas. Si se pertenece al gremio, administrar libremente.

INDICACIONES
Capítulos de humor sanitario para enfermeras saturadas, estudiantes, supervisoras, mujeres que llaman de la bolsa de empleo, sanitarios en general y pacientes en particular.

CONTRAINDICACIONES
No se recomienda su administración en ministros de Sanidad.

PRECAUCIONES
Aplicar con cuidado en consejeros de Sanidad y directoras de Enfermería.

EFECTOS SECUNDARIOS
Explosiones descontroladas de risa, pérdidas leves de orina, deseo irrefrenable de estudiar enfermería y adicción al mundo de Enfermera Saturada.

INTOXICACIÓN
En caso de sobredosificación, no llamar al Centro Nacional de Toxicología.

PRESENTACIÓN
100% papel. Tinta no comestible.

ADVERTENCIAS
Mantener fuera del alcance de enfermeras tristes.

Laboratorios Enfermera Saturada®. Mirando al dolor con una sonrisa desde 2012.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario