Claudia Cardozo

Lo mejor de mí

Helen Pryce es una periodista acostumbrada a tratar con las más grandes celebridades de Hollywood. Aguda, cínica, hermosa y muy lista, está decidida a escalar en su profesión y a no permitir que algo tan poco práctico como el amor trunque sus sueños. Tiene toda una historia de pérdidas y decepciones tras ella y sabe cuán peligroso puede ser entregar su corazón, de modo que se esconde tras una bien montada fachada de frivolidad y se considera completamente a salvo de caer nuevamente en las garras del amor.
Aaron Markham es la estrella del momento, un talentoso actor inglés apenas llegado a Hollywood que se caracteriza por su trato afable, pero reservado; no tolera que nadie se involucre en su vida privada ni está dispuesto a caer rendido ante una de las muchas bellezas que su agente insiste en presentarle. Conoce a Helen y le intriga esa mujer bella e inteligente que muestra un exterior despreocupado cuando él ha logrado atisbar mucho más en ella. Porque está convencido de algo: Helen Pryce es mucho más de lo que aparenta y, aún más interesante, guarda más de un secreto. Y Aaron es un hombre extremadamente curioso, en particular con todo aquello que le interesa, y esa periodista le roba el sueño.
Lo mejor de mí es un viaje romántico, divertido y un tanto disparatado que lleva al lector de la mano por las fibras más sensibles de esta historia de amor que trae a la memoria los mejores recuerdos de esas tardes frente a una pantalla en que soñamos que el amor puede derribar cualquier barrera y vencer cualquier obstáculo y, lo más maravilloso, que ese amor puede también ser parte de nuestras vidas si estamos dispuestos a darle una oportunidad.

La sombra de su secreto

Sin pensarlo, sin proponérselo, el conde de Falmouth se topa con la persona indicada. Busca a alguien que pueda educar a su hermano, un muchacho tímido, reservado, hasta hosco, que es el heredero del condado, luego de que la familia del conde sufriera un fatal accidente. Sin proponérselo, entonces, se encuentra con Emily Browning, que trabaja como redactora de cartas para los que no saben escribir, y decide contratarla.

Pese a la aprensión que le provoca en un primer momento, pese a que el conde le parece una persona oscura, de carácter intratable, que siempre quiere tener la razón, Emily acepta porque mudarse a la residencia del noble es la mejor forma de conseguir un sustento para ella y para su hermana, ambas huérfanas, además de la posibilidad de mantener oculto el secreto que la acompaña, que la ensombrece. Ubicada en Falmouth Manor, para sorpresa de todos, la muchacha trabará una excelente relación con Alexander, el díscolo heredero.

Además, noche tras noche, en cada una de las charlas con el conde, en las sucesivas partidas de ajedrez, vencerá la desconfianza inicial, descubrirá que, sin proponérselo, el conde la atrae como nunca le había sucedido y que él también guarda un secreto. Claudia Cardozo ha escrito una novela llena de matices, de luces y sombras, de personajes secundarios que dejan huella en la trama; ha escrito, en definitiva, sobre dos personas que tienen que vencer aquello que, por formar parte de un oscuro pasado, les impide escuchar lo que el deseo y el regocijo quieren decirle.

¿No encontraste el libro que buscabas? ¡ESCRÍBENOS!

Deja un comentario